Con base y origen en las islas Canarias, este proyecto nace en 2020, en plena cuarentena. ¿El peor momento para lanzarse a una aventura? Quizás sí... o no.

 

De aquí surge SERRA. De un mundo paralizado, de calles vacías, de una época de cambios, donde la reivindicación por querer ser uno mismo cobra fuerza. Cuando te das cuenta que las etiquetas solo te encasillan y por consecuencia también te paralizan, somos mucho más que etiquetas, Serra es aceptar la riqueza y la belleza de la diversidad.

Serra no quiere esconder las estrías, la celulitis, la flacidez o la piel de naranja, las marcas, las manchas o las arrugas, sino todo lo contrario, quiere potenciarla, queremos resaltar la belleza de lo que nos han enseñado a llamar defectos o imperfecciones, reivindicar que no lo son, porque son la muestra de la vida, de que cambiamos, de que nos fortalecemos, de que crecemos, nos superamos y de que estamos vivas. 

 

Todas las mujeres somos mujeres reales, y no se trata de ser perfectas, sino de desarrollar una relación positiva (en reversible, por dentro y por fuera) con tu cuerpo y con tu imagen. Tu cuerpo es tu maravilla.